• Mini&Kuki

Tips para disfrutar el día de tu boda

Actualizado: 31 de jul de 2019

El día anterior a mi boda alguien me escribió un mensaje para desearme un feliz día y me dijo algo así como "ya has hecho todo lo que estaba en tu mano para que las cosas salgan bien, ahora sólo dedícate a disfrutar de tu gran día". Al leerlo, empecé a pensar en todo el tiempo que había invertido en elegir la fecha y el lugar de la ceremonia, el lugar para la celebración, el menú, mi vestido de novia, las flores, los detalles para los invitados... y toda la ilusión que había puesto en cada una de estas cosas.


Entonces llegué a la conclusión de que éste había sido el mejor consejo que me habían podido dar y dejé de lado mis nervios, descansé como hacía mucho tiempo que no descansaba y me dejé llevar. Y, ¿sabes qué? fue uno de los días más bonitos de mi vida. Volvería a casarme una y mil veces más.


Desde entonces, a todas las novias que me encuentro en el camino, les doy el mismo consejo, dejarse llevar y disfrutar de su boda al máximo, porque es un día único y muy especial.


Y como tú eres una de esas novias, presta atención porque vamos a hablar de algunos tips para disfrutar del día de tu boda que tendrás que tener en cuenta.



Llegar bien descansada


¿Quieres estar radiante y aguantar lo que te echen? Entonces, debes saber lo importante que es llegar bien descansada a tu boda. La noche anterior debes dormir suficientes horas y en un lugar que te sea familiar. Nosotras te recomendamos dormir en tu propia casa, cambiar de cama la noche anterior a tu boda no es buena idea.


Practicar deporte puede ser una manera de relajarte, y desconectar el móvil o dejárselo a una persona de confianza te hará alejarte, aunque sea por unas horas, de cualquier preocupación.


Si no descansas lo suficiente, tus ojeras te delatarán y tu cansancio se hará evidente en todas las fotos que se tomen ese día. Además, llegará un momento en que te sientas tan cansada que lejos de disfrutar, querrás que la fiesta se acabe.


Haz las cosas con tiempo


Para evitar los nervios que provocan las prisas, que no se te peguen las sábanas. Es importante que ambos os levantéis con tiempo para poder arreglaros tranquilamente y evitar sorpresas desagradables de última hora.


Así que como debes dormir suficiente y no levantaros demasiado tarde, ¡acostaros pronto! Las prisas y el estrés no son buenos consejeros.


No experimentes


El día de tu boda no es el mejor momento para probar cosas nuevas. No experimentes con el desayuno, el desodorante, el champú o la colonia. ¡Sigue tus rutinas! El día de tu boda debes sentirte cómoda y segura. Que una fragancia o una alergia no estropeen uno de los días más importantes de tu vida.


Elige unos zapatos cómodos


Piensa que llevarás tus zapatos puestos durante muchas horas o ¿es que piensas quitártelos antes de hacerte todas las fotos con tus invitados? No, ¿verdad? Por eso, a la hora de elegir los zapatos de novia, nosotras te recomendamos que, además de elegir un modelo que te guste y que te haga sentir guapa, tengas en cuenta que sean cómodos. Un zapato incómodo puede arruinarte el día.


Aún así, siempre es recomendable llevar un cambio para el baile. No dejes que la fiesta decaiga por un dolor de pies.



Delega responsabilidades


Para una novia, las damas de honor, las amigas, las hermanas o, incluso, la madre pueden ser auténticas salvadoras. Delega en ellas ciertas tareas que te quiten peso de encima y que te permitan disfrutar de tu boda al máximo. Nos referimos, por ejemplo, al reparto de los detalles para los invitados o atender las necesidades que a estos les puedan surgir.


Que pongan canciones que os gustan


Asegúrate de hacer una selección de las canciones que quieras que suenen en tu boda y házsela llegar con tiempo a la persona encargada de ponerlas. Deberás explicarle con claridad qué canción corresponde a cada momento de la boda (entrada de la novia, entrada del novio, inicio del convite, baile de los novios...). Será la banda sonora de vuestra nueva vida juntos.


Prepara un "kit de supervivencia"


Para evitar que un imprevisto arruine la celebración de tu enlace, prepara un "kit de supervivencia".


En él deberás incluir: un mini costurero con hilo blanco, una aguja y algún botón, tiritas, medicamentos para el dolor de cabeza o de tripa, algo de maquillaje para retocarte (pintalabios, cacao, sombras, polvos...), horquillas, perfume, un cepillo, desodorante, artículos de higiene femenina (compresas, tampones...), medias de repuesto y un espejo pequeño.


Y si la idea es dormir en una suite nupcial, no olvides preparar una bolsa con todo lo que puedas necesitar para pasar una noche fuera de casa: ropa y calzado de cambio para el día siguiente y bolsa de aseo.


Ultima tus votos matrimoniales


Llevar bien memorizadas las palabras que quieres dedicar a tu futuro marido, hará que te sientas más segura, así que aprovecha las horas previas al enlace para un último repaso. Aún así, nunca está demás llevar una pequeña "chuleta", por si las moscas.



No dejes que los pequeños detalles te sobrepasen


Como hemos dicho al principio, el día de tu boda es para disfrutar, para estar con los tuyos y celebrar con ellos el inicio de vuestra nueva vida en común. No dejes que los pequeños detalles te sobrepasen. Nadie se dará cuenta si los centros de las mesas no son tan grandes como esperabas, si la música que ha sonado en la entrada de la novia no ha sido la que elegiste o si la recena ha empezado más tarde de lo acordado.


A los chicos: ¿qué pensabais que nos habíamos olvidado de vosotros? ¡Eso nunca!


Puede parecer que sólo nos preocupamos por la novia, pero ¡para nada! todos estos consejos también van dirigidos a los novios. Por eso, creemos que es tan importante que en los días previos a la boda paséis tiempo juntos, los dos solos y, a poder ser, dejando de lado los temas relacionados con los preparativos.


Disfrutad de vuestro tiempo juntos haciendo cosas que os gusten a los dos: ir al cine, pasear por el parque, tomar tranquilamente un café en vuestra cafetería favorita...


También dedicaros tiempo como pareja el día de la boda. Puede parecer una obviedad decir que los novios deben estar juntos el día de su boda pero, en ocasiones, el estar pendientes de nuestros invitados nos hacen olvidarnos de lo verdaderamente importante: pasar tiempo con la persona con la que hemos comenzado una nueva vida.


Dejaros llevar y disfrutad del día de vuestra boda, sólo así será un día inolvidable.

32 vistas